¿Por qué es tan difícil alcanzar el orgasmo femenino?

Publicado el  Viernes 06 de enero de 2012

Getty Images

Por: Ian Kerner

Nota del editor: Ian Kerner es consejero de sexualidad y autor del libro éxito de ventas del New York Times, publica sobre temas de sexualidad los jueves en The Chart, obtén más información sobre él en su página web GoodInBed.

(CNN) — Casi todas las semanas recibo un correo electrónico de al menos una mujer que me pregunta qué necesita hacer para tener un orgasmo durante el coito, o que se preocupa de que pueda haber algo mal con ella porque no puede tenerlo. Sin embargo,  pocas veces, tal vez nunca, un hombre me pregunta lo mismo.

La realidad es que el orgasmo masculino generalmente se logra con facilidad durante la relación sexual y el orgasmo femenino no. El difunto médico Alfred C. Kinsey, famoso por entrevistar a miles de personas sobre su vida sexual, declaró que el 75% de los hombres eyaculan en los dos primeros minutos de la penetración en más de la mitad de sus encuentros sexuales.

Entonces no debería sorprender que los investigadores de la Universidad de Chicago declararon que los hombres alcanzan el orgasmo durante el coito de una manera más consistente que las mujeres, y que tres cuartas partes de los hombres, pero menos de un tercio de las mujeres, siempre llegan al orgasmo.

De acuerdo con el doctor Kim Wallen y la doctora Elisabeth Lloyd, quienes recientemente publicaron un estudio en la revista Journal of Hormones and Behavior, que se tituló Female Sexual Arousal: Genital Anatomy and Orgasm in Intercourse, (Excitación sexual femenina: Anatomía genital y el orgasmo en el coito) hay una notable diferencia entre la capacidad de los hombres y las mujeres para tener un orgasmo: la capacidad de la mujer para tener un orgasmo se desarrolla más lentamente con el paso del tiempo y es menos predecible.

De hecho, las investigadoras encontraron que, mientras un hombre pasa de la pubertad a la edad adulta, sus probabilidades de eyacular (y por lo tanto, presumiblemente para llegar al clímax) aumenta del 5% al 100% en tan sólo 5 años. Este aumento parece ser mucho más gradual en las mujeres: Según Kinsey, la probabilidad de que una mujer experimente un orgasmo aumenta lentamente a lo largo de 25 años, pero ni siquiera se acerca al 90%.

Esta “discrepancia en los orgasmos” entre los sexos podrían ayudar a explicar por qué, en la encuesta publicada recientemente National Survey of Sexual Health and Behavior (Encuesta Nacional de Salud y Comportamiento Sexual), el 85% de los hombres dijeron que su pareja experimentó un orgasmo en su relación sexual más reciente, mientras que sólo el 64% de las mujeres informaron que lo tuvieron.

¿Pero por qué es tan inconsistente el orgasmo femenino durante el coito? Durante generaciones, la creencia general era que la mujer no podía llegar al orgasmo como resultado de las inhibiciones psicológicas en las relaciones sexuales o porque era sexualmente frígida.

Gran parte de este malentendido se remonta al legado de Freud, quien no pudo reconciliarse con el poderoso papel del clítoris en el placer sexual femenino. Freud perpetuó el mito de que el clítoris era una fuente inmadura de placer sexual, una simple plataforma de lanzamiento para el orgasmo vaginal más “maduro”, que por supuesto, se debería producir a través de las relaciones sexuales genitales.

“Con el cambio a la femineidad, el clítoris debe ceder total o parcialmente su sensibilidad y al mismo tiempo su importancia a la vagina”, escribió Freud en New Introductory Lectures on Pshychoanalysis (Introducción general al psicoanálisis).

Afortunadamente, en la actualidad somos más conscientes del papel que tiene el clítoris como centro neurálgico del orgasmo femenino. El clítoris tiene más de 8,000 fibras nerviosas —más que cualquier otra parte del cuerpo humano— e interactúa con 15,000 fibras nerviosas que trabajan en la zona pélvica. En su obra emblemática A New View of a Woman’s Body: A fully Illustrated Guide (Una nueva visión del cuerpo de la mujer: Una guía completamente ilustrada) los centros de salud de la Federación de Mujeres Feministas identificó 18 estructuras como parte del clítoris, tanto internas como externas.

Incluso lo que llamamos el punto G puede ser simplemente una parte del clítoris. Como escritora de ciencia, Natalie Angier describe en su libro Woman: An Intimate Geography (Mujer: Una geografía íntima), la zona de tejidos blandos dentro del área vaginal como, “las raíces del clítoris son muy profundas después de todo, y muy probablemente puedan estimularse a través de la agitación posterior. En otras palabras, el punto G podría ser simplemente la parte trasera del clítoris”.

En su reciente estudio, Wallen y Lloyd analizaron años de datos que apoyan la idea de que la distancia entre el clítoris y la vagina de una mujer influye en la probabilidad de que experimente regularmente un orgasmo simplemente con el coito.

De acuerdo con Wallen y Lloyd, las mujeres que informaron experimentar el orgasmo con más regularidad tienen una distancia más corta entre el clítoris y su vagina —menos de 2.5 centímetros— que las mujeres que informaron no experimentarlo o que lo alcanzan con menos regularidad durante la relación sexual.

“Por lo tanto, algunas mujeres pueden estar anatómicamente más predispuestas a experimentar un orgasmo con una relación sexual, y la anatomía genital de otras mujeres vuelven improbables esos orgasmos”, escriben los investigadores.

¿Por qué es importante la distancia? Una distancia más corta da una mayor estimulación de las estructuras externas del clítoris durante el coito y también puede reflejar que las estructuras internas son más densas y presionan más cerca de la vagina, y por lo tanto son más receptivas a las sensaciones durante la relación sexual.

Como escribe Angier acerca de la red del clítoris, “Los nervios son como lobos o las aves: Si uno empieza a hacer ruido, otros lo imitarán”.

Cuando tienes una distancia más corta entre el clítoris y la vagina, tienes más probabilidades de que esos nervios vibren. Pero a pesar de la variación en la distancia en una mujer en específico, el estudio de Wallen y Lloyd ayuda a que el orgasmo femenino sea menos difícil de alcanzar (y esperamos que sea más consistente) al mostrarnos, desde una perspectiva anatómica, por qué un coito por sí mismo no siempre puede llevar a un orgasmo femenino.

Cuando se acercaba el final de su vida, Freud reconoció su comprensión incompleta de la sexualidad femenina y dijo, “si quieres saber más de la femineidad, debes interrogar a tu propia experiencia, o recurrir a los poetas, o de otra manera esperar hasta que la ciencia pueda darte información más profunda y congruente”.

Hoy, la ciencia del sexo finalmente nos proporciona la información, y esperamos, que actuemos en consecuencia. Entender el papel del clítoris para alcanzar orgasmos femeninos, y saber que el coito no siempre estimula directamente al clítoris en función de la posición, los hombres y mujeres no tienen que culparse cuando no se produce la satisfacción mutua en una relación sexual, más bien tienen que enfocarse en extender los juegos preliminares (y las actividades que relacionamos con los juegos previos) para convertirlos en una forma hacer el amor más plena.

Espero el día en que deje de recibir esos correos electrónicos.

7 Comentarios to “¿Por qué es tan difícil alcanzar el orgasmo femenino?”

  1. Dr. Jorge Mejia Iturbe dice:

    Mi estimado Ian Kerner, mi comentario al respecto es muy sencillo, no existen mujeres frìgidas, existen hombres pendejos y que no se preocupan por la regla nùmero 1 en una relaciòn: primero siempre satisface a tu pareja, despuès tu. Saludos.

  2. Dr. Jorge Mejia Iturbe dice:

    Y lo bello es que alcancen no un orgasmo, sino todos los que quieran y puedan, eso es muy satisfactorio verlo y vivirlo en tu pareja ( sea tu novia, amiga,esposa o amante) siempre la satisfacciòn de ellas antes que la propia. Mi correo es : medico_brujo@yahoo.com

  3. Enrique G. Saavedra dice:

    Creo que lo que aquí se expone sobre el orgasmo femenino, no está ni completo ni correcto, toda relación sexual entre hombre y mujer, puede de hecho variar radicalmente dependiendo de la educación y experiencia de ambas partes, si se agregan tantas circunstancias diferentes por cada ocasión de encuentros de esta naturaleza, el numero de casos es infinito. Insisto en que es muy temerario pretender hablar de ello tan superficialmente, Gracias, Enrique G. Saavedra (saaveman@aol.com.

  4. Gorda dice:

    Wow!!!…gracias a este articulo ahora me preocupare menos…honestamente juraba q era frigida y solo yo me podia satisfacer :´(

  5. jorgerolandin dice:

    He visitado aldeas por todo el mundo y preguntado acerca de sexo y nunca pude encontrar malfunciones entre los aldeanos salvo algunos casos aislados, sera esto un syndrome de ciudades y el susodicho progreso?Asi como el cancer antes no era tan comun?

  6. Abraham García Mora dice:

    Creo que no se puede descartar ninguna parte del cuerpo, como si estubieran de más.
    La sexualidad no seria la misma sin lo que tenemos hombres y mujeres
    Asi que debemos conocer, aprender, y descubrir la totalidad de nuestra sexualidad, en este caso.
    Abraham.

  7. teresa galo dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con este articulo… pero lo curioso es que han pasado años investigando y lo unico que tienen que hacer es “preguntarle” a una mujer que verdaderamente SI ha tenido orgasmos para saber y publicar.
    Creo que por culpa de los hombres que han prostituido y vendido a las mujeres y el sexo los pobres no saben ni lo que tienen en frente cuando tienen sexo, no saben simplemente como hacerlo no conocen la fisionomia de una mujer y no pueden darle placer. Egoistas totalmente. En cuanto a las mujeres se creyeron por muchos años y aun mas en estos tiempos que son articulos que se compran, que son maquinas para satisfacer y dar placer, que se venden y peor aun que quieren ser como esa actriz porno que tanto les gusta a los hombres, quieren agradar, hasta bailan en un tubo y se visten comoprostitutas para porder conquistar,llamar la atencion y “enamorar” al hombre corrompido y prostituido por sus propias fantasias que han llevado a fracasos una y otra vez a las parejas. Es mentira todo lo que venden de las mujeres! No hay orgasmo en esas posturas de acrobacias de circo, No hay orgasmo en otro tipo de penetraciones que no sean vaginales, (y estas siempre y cuando estimulen al clitoris) El orgasmo es un conjunto de ideas, pensamientos que activan mente y cuerpo junto con el roce del clitoris en la penetracion.

Comentarios