La renuncia de Benedicto XVI también sorprende a políticos mexicanos

Publicado el  Lunes 11 de febrero de 2013

(12:34) Luis Felipe Bravo Mena, exembajador de México ante el Vaticano, describió como “inédito” el hecho de que Benedicto XVI informara de su salida —una situación que no ocurría desde hace seis siglos— y apoyó sus argumentos.

“Histórica, congruente y valiente decisión de Benedicto XVI. Absolutamente dentro de las normas del Código Canónico”, escribió Bravo Mena en su cuenta de Twitter (@Luis_Felipe_BM).

El exfuncionario también fue secretario particular del expresidente Felipe Calderón (2006-2012) y es militante del Partido Acción Nacional (PAN).

Otro panista que expresó su apoyo al Papa fue el diputado Luis Alberto Villarreal, coordinador de la bancada del PAN en la Cámara de Diputados.

“Histórica decisión de Benedicto XVI, su dimisión al pontificado está llena de valor, humildad y responsabilidad. Que sea para bien!”, señaló el legislador en Twitter.

“Sin duda la renuncia de Benedicto XVI es sorpresiva y respetable. En marzo se elegirá papa. Se dice pudiera ser latino”, escribió en Twitter el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

El funcionario llegó a la jefatura de gobierno del Distrito Federal postulado por una alianza de partidos de izquierda —los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano—, aunque no milita formalmente en ningún partido.

México tiene una población de más de 112 millones de habitantes, de los cuales alrededor del 76.5% profesa la religión católica, según The World Factbook de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos.

Comentarios